domingo, marzo 18, 2007

UN POEMA PARA REENCONTRARSE



















EL REENCUENTRO

Por la ruta escarpada de angustias y temores
que la vida propone, va el caminante en busca del
Alcázar: palacio de sueños; mansión del Empíreo.
Va en pos de hallar anhelos que son su razón de vivir….


Su ruta es camino diamantino,
camino agreste, que puede desgarrar, senda de dolor,
larga ruta que interminable parece y a veces agota.
Pero él a la desesperanza sabe enfrentar estoico y con valor.

Él sabe que su camino tiene una meta,
él sabe que la vida es una trama irreal,
que la vida es una farsa cuando el alma encerrada está,
es por ello que el corazón le avisa y busca su ideal.

La vía del caminante procura el reencuentro,
es un trayecto firme hacia el alma contenida en el cristal fulgente.
Sabe bien el caminante que a cada paso el cristal se va resquebrajando,
sabe bien que finalmente se romperá cuando a la meta llegue.

En el momento en el que el cristal se rompe
empieza el reencuentro con el alma,
encuentro excelso con la esencia de nuestro ser,
encuentro que identifica el autentico “yo soy”,
dejando atrás las huellas del pasado azorado.

Cuando nos reencontramos con el alma,
las angustias y miedos desaparecen,
El corazón de júbilo proyecta ya no galernas impetuosas,
más bien auras cálidas que impregnan a otras almas.

El reencuentro es la verdadera razón de ser,
es el encuentro con la esencia de Dios, es sabiduría,
es acercarse al conocimiento, es adornarse la cabeza
con una guirnalda de encanto y de hermosura.

¿Por qué no vas tú también por el reencuentro?
Es oportunidad única que la vida ofrece,
deja atrás la mente gris que el entendimiento nubla,
deja atrás la miel que seduce y se vuelve amarga hiel.

Cualquier cosa motivo de apegos deja ya,
y dejándola arrastra todo el pasado tormentoso
que tu futuro amenazó.

Es el reencuentro, cita con la Eternidad,
Encuentro sublime que aniquila la cuita.
Encuentro barí, que debes buscar como el sediento
que busca agua en el desierto.

Si no estás dispuesto a ser caminante
¿cómo lograrás el reencuentro?
No te preguntes entonces
¿Dios, por qué a mí?

Si no estás dispuesto, tu vida seguirá los vaivenes
de las falsas libertades que la cárcel de los sentidos nos ofrece,
la conciencia se mantendrá presa conformándose
con las etiquetas que los esquemas sociales te imponen.

No busques migajas, cuando la canasta está llena de panes,
sé que eres capaz de multiplicarlos, espera con perseverancia,
seguro te digo: aparecerá la fe, y una vez que este instaurada en tu ser, todos los sueños que concibas se harán realidad.

Reencuentro con el alma que prisionera estuvo en el cristal:
es el verdadero encuentro con el amor.
Amor que inunda el Universo, Universo que es todo.
¿Y qué es Todo? Todo es Dios. Dios es todo.
Dios es el reencuentro.




MARDAM


2 comentarios

alejandra dijo...

buenas mi querido niño¡¡¡que tal...solo desearte muchissma suerte en tu camino,es muy lindo y ademas bueno..tienes todo mi apoyo..estare siempre que me necesites niño...cuenta conmigo para todo(alegrias y tristezas),eres encantador..un besito enorme de tu siempre AMIGA alejandra

alejandra dijo...

buenas mi querido niño¡¡¡que tal...solo desearte muchissma suerte en tu camino,es muy lindo y ademas bueno..tienes todo mi apoyo..estare siempre que me necesites niño...cuenta conmigo para todo(alegrias y tristezas),eres encantador..un besito enorme de tu siempre AMIGA alejandra