sábado, abril 07, 2007

NUESTRA MENTE ES MARAVILLOSA

Foto: http://www.psicoterapieonline.net/psicopsicologia_file/mente.jpg AMIGOS Y AMIGAS hoy les quiero escribir sobre nuestra mente, el mayor... thumbnail 1 summary
Foto: http://www.psicoterapieonline.net/psicopsicologia_file/mente.jpg

AMIGOS Y AMIGAS hoy les quiero escribir sobre nuestra mente, el mayor tesoro que Dios nos ha dado, ese tesoro cuyas joyas son los poderes latentes que contiene y que nos pueden permitir lograr nuestros sueños más anhelados.

¿pero cómo se puede acceder a esos poderes?

Todo empieza con la decisión firme de autoprogramarnos y dirigirnos hacia metas previamente establecidas. Una vez que tengamos la disposición a la autodisciplina en el cambio de hábitos nocivos en nuestra conducta, empieza el camino que es en realidad una entrega al proceso de cambio. Entregarnos a ese proceso implica dejar atrás los fantasmas del pasado y desarrollar al nivel más alto la perseverancia. La perseverancia derriba el desánimo y se aprende a atravezar obstáculos..........y a más obstáculos que se derriben más cerca estaremos de encontrarnos con ese valioso premio que es la fe.

Con la perseverancia se logra la fe y cuando esta ya está instaurada en uno…….ya se empieza a creer en los milagros, la perspectiva de lo que puede suceder en adelante cambia radicalmente; se empieza entonces a creer que todo es posible porque se cambió el enfoque ya que se tiene instaurada dicha fe.....así pues el Universo se encarga de los demás detalles y los milagros empiezan a aparecer.

Y es en esa situación de entrega al proceso de cambio donde se podrá disfrutar al máximo de esta riqueza interior. Y aun cuando el máximo disfrute está al final del camino, llegando casi a la meta, es posible que en el trayecto se vaya sintiendo un goce espiritual por cada paso avanzado, por cada peldaño subido en la escalera de nuestro triunfo personal.

Las ideas o pensamientos controlan el 90% de nuestra vida mental, las ideas que en su conjunto se han establecido durante mucho tiempo en nuestra mente, han determinado creencias en el subconsciente que al final son las que mueven muchas de nuestras acciones conscientes . Pero el subconsciente es capaz de retener ilimitada información , por tanto es posible introducir nuevas ideas que reemplacen a las inservibles, de tal forma que si uno está decidido conscientemente a cambiar el rumbo de sus pensamientos y hace lo que tenga que hacer con tal fin, el subconsciente va a creer en ello , lo aceptará como una verdad y
empezarán a ocurrirle experiencias y hechos como consecuencia de que este activará todas sus fuentes creativas, incluidas las que tiene que ver con poderes inexplicables.

La autoprogramación es la forma de llegar al gran poder de nuestra mente sin utilizar, se trata de cambiar la autoprogramación antigua y cambiarla por una nueva que abrirá nuevos surcos entre neuronas debido a la gran fuerza de los pensamientos positivos. Todo es posible lograr si hay una buena disposición al cambio...lo que implica necesariamente una vida equilibrada donde por supuesto no caben los excesos.

Como dijo Romarck: “toda persona es capaz de programarse para conseguir sus objetivos, lo único que necesitamos es convencer a nuestro computador personal: la mente – de que algo es cierto”

Así pues la autoprogramación es la forma de realizar ese cambio tan anhelado a nuestras vidas.....con dicho cambio veneraremos a nuestra mente y seremos cuidadosos de cada pensamiento nocivo que pretenda entrar en ella.....se establecerá una especie de servicio de autovigilancia interna que nos avisará cuando estamos a punto de perder el control. Y ese cuidado se dará porque adoraremos a nuestra mente como el tesoro que siempre fue y que en algún momento de nuestras vidas olvidamos su gran valor.
Es posible entonces autoprogramarse y acceder a nuestro poder mental para lograr metas, para realizar los sueños más locos, para sentirse realizado, para que cada quien encuentre su razón de ser. Es decir, es posible autoprogramarse para alcanzar la Felicidad.

MARDAM


No hay comentarios.