viernes, junio 01, 2007

El tema del Sexo

En las últimas dos décadas muchos psicólogos y empíricos se especializaron en sexología, a estos profesionales se les conoce cómo sexólogos.... thumbnail 1 summary
En las últimas dos décadas muchos psicólogos y empíricos se especializaron en sexología, a estos profesionales se les conoce cómo sexólogos. En mi concepto, aún cuando ellos han sido y son de gran ayuda en las recomendaciones sobre los tratamientos de disfunciones eréctiles, e impotencia y consejos diversos. No han ido muy lejos como orientadores reales de las personas con problemas sexuales. Esto se dá porque al parecer se apegan demasiado al tema y quizás no caigan en la cuenta que la vida de otros no es igual a la de ellos o más aun que no todas las parejas tienen los mismos gustos que ellos en cuanto a formas de placer sexual.

Considero que muchos sexólogos más aun en estos tiempos de alto stress no deben quedarse en el simple objetivo de que las personas se den placer mutuamente y ya. Deben ir más alla de lo que es el tema sexual.....claro muchos me dirán que si ellos son sexólogos se deben enfocar sólo en la parte sexual y eso es un error porque hay otros aspectos colaterales que inciden en una relación y es deber de un buen profesional analizar otras causas con el fin de ir más allá de lo que son los simples orgasmos.

Un mal enfoque puede distorsionar las ideas en parejas que tengan determinados principios y que al tratar de cambiar pueden generarles más complicaciones, además se equivocan los que plantean tontamente que el éxito de un matrimonio gira en base al placer sexual.

Además en ese sentido, debo decirlo: muchos de estos profesionales han alarmado innecesariamente a las parejas dándole una categoría de drama a los problemas por ejemplo de disfunciones. La mayoría de las veces hombres con disfunciones eréctiles o mujeres con problemas análogos tienen la raíz de su mal en la falta de concentración provocada por la excesiva tensión o stress. Existe una idea de mucha presión que tiene que ver justamente con el esquema mental de la sociedad, sobre las ideas que esos mismos profesionales promueven, una corriente de opinión que han establecido y que impone una idea: La obligatoria satisfacción que un cónyuge debe dar al otro en la intimidad. Algo tan sencillo de entender como la –NO PRESION- en las relaciones, es algo difícil de asimilar cuando se está sujeto a ideas de deberes o cumplimientos de dar placer.

Cuando el hombre o mujer no desean tener sexo porque están cansados, o tienen sueño la otra parte no tiene porque imponerles la acción. Asimismo cuando un hombre no puede lograr la erección eso no es ninguna tragedia, salvo en alguna medida casos de permanente disfunción, pero es seguro que en la mayoría de los casos el problemas es parcial , es decir , hay erección al levantarse, cuando están solos, o a veces cuando están con la pareja sólo que no dura lo suficiente. Y lo que ocurre mayormente es que en ese momento de disposición de ambas partes a la relación hay una falta de concentración.

¿Y que genera esa falta de concentración? Pues...la presión por cumplir. Dicha presión es generada por un entorno social que indica que el hombre debe ser un león en la cama, o que la mujer debe satisfacer bien a su pareja para que éste no se vaya con otra. Ese tipo de mensajes implícitos y explicitos que nos dan los medios ha sido y es muy nocivo.

En casos de una disfunción ,el problema se puede solucionar con paciencia y comprensión. En el caso del problema del hombre, la mujer podría darle unos besos tiernos y unas caricias y decirle palabras afectuosas y decirle que no importa, que lo quiere mucho y que poco a poco eso llegará. Esa puede ser una actitud muy efectiva, porque va a lograr atenuar poco a poco la idea de la “presión por cumplir”.

Una vez instaurada esa manera de pensar, el hombre estará más relajado sabiendo que el estar con su mujer es una motivación y no una presión. Y porque además habrá captado bien la idea de que la hombría no se mide por la frecuencia y duración en las erecciones. Una forma de pensar así vale para ambos ya sea para la mujer, el hombre o ambos con respecto a ese problema sexual. Relájense no le den tanta importancia a “los deberes”, no generen presión, dejen que las cosas fluyan y de seguro que los momentos cuando lleguen van a ser de mucho gozo.

Durante demasiados años los especialistas en el tema y los sexólogos en particular, con sus honrosas excepciones, le han metido la idea a la gente, de que si uno vive sin sexo, es anormal, o esta enfermo o que puede morirse. No pueden ser objetivos muchos sexólogos porque están demasiado apegados a la idea del placer sexual, por lo tanto no están en condiciones de respetar la decisión válida de otras personas de guardar abstinencia y los ven como casos patológicos cuando se puede tratar de personas totalmente sanas. Señores sexólogos, ni una pareja que tenga sexo todos los días tiene garantizada su felicidad, ni la que tenga sexo una vez al mes tiene que estarle pasando algo...es probable que sean muy felices así y más bien podría darse que está pareja sea más estable y tienda a desgastarse menos en su relación que la que tiene sexo todos los días.

Una idea que está instaurada en el entorno mediatico y ya raya con la estupidez, es la de hacer creer a la gente que si se demora en iniciar su vida sexual o tiene poco sexo está más propensa a contraer enfermedades como el cáncer. La mayoría de las personas que tienen cáncer en el mundo han tenido una vida sexual activa, y eso no requiere de ninguna estadística. Existen lamentablemente millones de niños en el mundo que tienen ese mal, por tanto se puede decir que las causas de dicha enfermedad no tienen que ver con la abstinencia sexual sino con una multiplicidad de factores.

Lo principal en la relación de pareja, no es tener buenos orgasmos, lo principal es el cariño, la comprensión, la comunicación, los sentimientos de afecto mutuos que se pueden demostrar con una mirada, un abrazo o un beso tierno, el sexo sólo es el vagón de cola en el tren del verdadero amor. Han hecho y hacen mal los sexólogos en contribuir a todo este bombardeo de información sexual que ha explosionado principalmente desde hace dos décadas, en todo caso el consejo es que las parejas analicen bien dichos consejos y tomen los que se adecuen mejor a su criterio y formas de pensar. Mucho análisis y a no dejarse manipular.

Mardam


No hay comentarios.