viernes, agosto 10, 2007

LA EMPATÍA: BASE DE LA VERDADERA INTELIGENCIA

Muchos conceptos y clasificaciones se han dado con respecto a la inteligencia, considero personalmente que el ser humano no ha alcanzado aun... thumbnail 1 summary
Muchos conceptos y clasificaciones se han dado con respecto a la inteligencia, considero personalmente que el ser humano no ha alcanzado aun la verdadera inteligencia puesto que no es capaz de controlar su mente, es esclavo de sus sentidos y dependiente en exceso de las imagenes que percibe.
No obstante considero existe una una condición indispensable para desarrollar la verdadera inteligencia; es adquirir con la práctica esa virtud llamada Empatía.
En el libro que estoy por terminar incluyo unos párrafos con respecto a este tema:
" Una característica esencial de una persona inteligente, es su capacidad para entender las emociones de los demás. No parece concebible que una persona se crea realmente inteligente cuando a la vez prescinde de un mecanismo mental que le haga entender la susceptibilidad, el dolor o el sufrimiento de los demás. No importa cuantos títulos académicos tenga esa persona, si no es capaz de intuir, de percibir, de reconocer, de darse cuenta, de ponerse en el lugar de otro, es ciertamente una persona limitada en sus capacidades intelectuales sólo a su campo de estudio. Fuera de su campo es tan bruto como el más ignorante en los temas de la mente.
Una persona inteligente dijimos era la persona que es capaz de vivir armoniosamente con cada cosa que hace, sin hacer daño a los demás claro, pero esta personalidad no puede carecer de valores como la empatía, la justicia y la solidaridad.
La empatía es un valor que se debe aprender desde niño, y hacen muy bien los padres inteligentes que educan a sus hijos mostrándoles las consecuencias de sus actos, enseñándoles a ser solidarios, y a no hacer o decir cosas que puedan herir a otros niños. Si desde niño se cultiva la empatía se tiene un arma muy útil para el crecimiento y desarrollo mental y espiritual.
Cuando nosotros proponemos además que la individualidad y el distinguirse del resto es algo favorable, es porque pensamos que esa es la forma de llegar a conocerse a si mismo, conociéndose y queriéndose a si mismo uno puede aportar lo mejor a los demás. La idea de no seguir al grupo, es una idea de independencia que para nada implica egolatría cuando se tiene una disposición espiritual. Al contrario si desde niño se aprende a ser lo menos dependiente posible, cuando adulto se estará mejor armado para afrontar los retos de la vida, y de seguro que se adquirirán valores tan preciados como la empatía "


MARDAM


1 comentario

death-pipo dijo...

ciertamente es una teoria muy bien sustentada, buen escrito, salu2