jueves, julio 15, 2010

ACERCA DE LA CANDIDATURA PRESIDENCIAL DE JAIME BAYLY

Desde hace algun tiempo, deseaba manifestar mi opinión personal sobre la candidatura del conductor de televisión Jaime Bayly a las eleccion... thumbnail 1 summary

Desde hace algun tiempo, deseaba manifestar mi opinión personal sobre la candidatura del conductor de televisión Jaime Bayly a las elecciones presidenciales del 2011 en Perú. En principio me parece un personaje bastante gracioso e irreverente, alguien al que en la televisión peruana se le permiten cosas que en otros países sería impensado. Este mismo conductor cuando trabaja en otros países de hecho tiene un tono más moderado en las cosas que dice.
Si deberas será candidato a la presidencia, le dará a las elecciones peruanas del próximo año un toque de color mediatico bastante atractivo para los propios medios y el público que disfruta de los circos políticos.
Ya de por si, la política peruana esta plagada de personajes bastante lamentables en los tres poderes del Estado que mueven a la risa. Bayly viene a ser pues como "la cereza del pastel circense", quizás se podría hablar de un candidato "payaso" y dicho con respeto por los payasos que tienen una noble labor, pero si esa denominación puede resultar ofensiva tal vez eufemísticamente deberíamos llamarlo candidato "showman".
Demás está decir que muchas de las propuestas que promueve el señor Bayly son una apología a los antivalores, lo que se contrapone a su discurso de que quiere un país con niños bien educados. Hablar de abortar libremente, consumo libre de drogas, de los beneficios de ser infiel son temas que en boca de una persona lúcida podrían parecer una locura, pero dicho de quien destila egocentrismo mediático aparenta ser novedoso e innovador. Para apoyar tamaño proyecto de "irresponsabilidad" siempre habrá por supuesto políticos vivídores y transfugas dispuestos a ver y subirse al coche si es que se avizoran beneficios posibles de obtener.
Las personas que apoyan a Bayly muchas veces arguyen que tiene premios como escritor y eso le da crédito, estoy en total desacuerdo con ello, para gobernar un país se tiene que conocer principalmente la realidad del mismo, el ser un famoso de la Tv y la Literatura no le da en forma instantánea el conocimiento del país. Por cierto, discreparé con quien dice que Jaime Bayly es un buen escritor, la verdad a mi me parece bastante limitado, pero bueno es cuestión de gustos.
Volviendo al tema, ya pasa a segundo plano, la mejor propuesta de gobierno para el país, algo que en principio, era serio, ahora ya no lo es más, los medios hambrientos de rating se han encargado de alimentar este show mediático aun sabiendo que el señor Bayly es una persona que es más visto como un bufón y por ende es alguien poco respetado.
Bayly es un personaje bastante gracioso, si, pero tiene actitudes que son de mal gusto a mi parecer, en su pequeña autobiografía que el mismo realizó pone a sus hijos, a su ex-esposa, la madre de ellos a la misma altura que a su amante homosexual, algo que sólo se puede concebir en alguien que es amoral.
Entre líneas muchas veces pareciera que alienta a la promiscuidad y el desorden, habla de las drogas como si fuera una gracia sabiendo lo dañinas que son. Bayly es un laberinto de pensamientos ególatras alimentados por su familia que desea que saque lo mejor de él, pero también más malévolamente por otro lado alimentados por su productora y ayayeros que ven en él un un producto televisivo de gran valor económico y ahora potencial
outsider.
S
é que no se debe juzgar a nadie por sus inclinaciones sexuales, pero Bayly parece empeñarse en mostrar sus tendencias sin importarle nada, no le importa burlarse ni ofender la privacidad de nadie como lo hizo alguna vez con el actor Diego Bertie, le importa salirse con la suya que es decir y hacer lo que se le plazca y pobre de aquel que quiera pagarle con la misma moneda. Utliza su programa para denostar en contra de quién no piense como él y en ese su espacio no importan los excesos para los canales de Tv mientras él haga rating.
Cuando se enoja le cae a sus enemigos, amigos y hasta familia, así es Bayly, él parece pensar que todo el mundo debe justificarle sus acciones y aguantar sus vulgaridades.
No sé si la locura haya llegado a tal extremo que un voto de protesta con un trasfondo tan personalista y egocéntrico pueda prevalecer, sin embargo, estas elecciones presidenciales peruanas con Bayly como candidato podemos reconocer que pueden ser una buena manera de darnos cuenta que tan estúpidos somos los peruanos.

MARDAM



No hay comentarios.