domingo, febrero 13, 2011

RECORDANDO A OG MANDINO

Augustine Mandino, más conocido como "Og Mandino”, nació en Italia en el año de 1923, pero desde los 3 años de edad vivió con su famil... thumbnail 1 summary
Augustine Mandino, más conocido como "Og Mandino”, nació en Italia en el año de 1923, pero desde los 3 años de edad vivió con su familia en Estados Unidos. Él de joven trabajó como editor de un periódico aunque no pudo estudiar periodismo en una Universidad debido a las carencias económicas de su familia. Su madre falleció cuando él tenía sólo 16 años y ya de adulto formó una familia y tuvo varios trabajos en los que fracasó, era propenso a la depresión y se refugió en el alcohol, estando varias veces a punto de suicidarse.
Cuando se podría haber pensado que Og Mandino había tocado fondo, un día busco refugio en una bibliotéca y allí por casualidad, se puso a leer un libro que marco su vida "Éxito a través de la Actitud Mental Positiva" de Napoleon Hill y Clement Stone. A partir de ese momento descubrió que leer libros de motivación era la panacéa para sus conflictos existenciales. Con el tiempo se fue liberando de sus depresiones y se convirtió en uno de los más grandes ensayistas de libros de autoayuda del siglo XX.
El libro más importante e influyente que escribió Og Mandino fue sin duda "El vendedor más grande del Mundo". Este trata acerca de historia de un vendedor anciano que otorga a su discípulo un tesoro que no es un cofre lleno de oro, sino uno con diez pergaminos que contienen los principios de la sabiduría para llegar al éxito y triunfar no sólo en el arte de vender sino en general en cualquier aspecto de la vida.
Og Mandino, falleció en 1996 de una extraña enfermedad, y aun cuando fue vencido por dicho mal, nos dejó un legado maraviloso en sus escritos: nuestra mente es nuestro mayor tesoro.
Una de las frases inolvidables de su best-seller "El vendedor más grande del mundo" es:
“El fracaso no te sobrecogerá nunca si tu determinación para alcanzar el éxito es lo suficientemente poderosa”
Dicho libro fue el primero de autoyuda que leí y para variar fue algo "aparentemente" casual, una vez mientras movia el dial de la radio para buscar música, me llamó la atención la voz de un locutor que repetía unas frases dichas en tono muy cadencioso, me puse a escucharlas, y después de aquello el programa terminó y no supe de quién eran esas frases. Si embargo, se grabaron en mi mente, quedé encantado de haberlas escuchado, muchos años despúes mientras trabajaba como representante de ventas, llegó a mis manos el libro "El Vendedor más grande del Mundo", lo leí completo y mi sorpresa fue grande cuando descubrí que dichas frases que años antes había escuchado en voz del locutor de radio, correspondían a párrafos de una parte de ese libro.
Estoy seguro, que no fue casualidad que ese libro llegara a mis manos en ese momento, así como no lo fue el que escuchara aquellas palabras por la radio, años antes.
Las frases que narraba el locutor decían:

Hoy comienzo una nueva vida.

Hoy mudaré mi viejo pellejo que ha sufrido, durante tanto tiempo, las contusiones del fracaso y las heridas de la mediocridad.

Hoy nazco, de nuevo y mi lugar de nacimiento es una viña donde hay fruto para todos.

Hoy cosecharé uvas de sabiduría de las vides más altas y cargadas de fruta de la viña, porque éstas fueron plantadas por los más sabios de mi profesión que han venido antes que yo, de generación en generación.

Hoy saborearé el gusto de las uvas frescas de las vides, y ciertamente me «tragaré la semilla del éxito encerrada en cada una y una nueva vida retoñará dentro de mí.

La carrera que he escogido está repleta de oportunidades, y al mismo tiempo está llena de angustia y desesperación, y los cadáveres de aquellos que han fracasado, si se los pusiera uno encima del otro, proyectarían su sombra por encima de todas las pirámides de la tierra.

Y sin embargo no fracasaré como los otros, puesto que en mis manos sostengo las cartas de marear que me guiarán a través de corrientes peligrosas hasta las playas que sólo ayer me parecían un sueño.

El fracaso no será mi recompensa por la lucha. Así como la naturaleza no ha hecho provisión alguna para que mi cuerpo tolere el dolor, tampoco ha hecho provisión para que mi vida sufra el fracaso.

El fracaso, como el dolor, es ajeno a mi vida. En el pasado lo acepté como acepté el dolor. Ahora lo rechazo y estoy preparado para abrazar la sabiduría y los principios que me sacarán de las sombras para internarme en la luz resplandeciente de la riqueza, la posición y la felicidad, muy superiores a mis más extravagantes sueños hasta que aún las manzanas de oro en el jardín de las Hespérides no parecerán otra cosa que mi justa recompensa.

El tiempo le enseña todas las cosas a aquel que vive para siempre, pero no puedo darme el lujo de la eternidad. Y sin embargo dentro del tiempo que se me ha asignado debo practicar el arte de la paciencia, porque la naturaleza no procede jamás con apresuramiento. Para crear el olivo, el rey de todos los árboles, se requieren 100 años.

Una planta de cebolla es vieja después de 9 semanas. He vivido como una planta de cebolla. Pero no he estado conforme con ello. Ahora quisiera ser el más grande de los árboles de olivo, y en realidad el más grande de los vendedores.

¿Y cómo lo lograré? Porque no tengo ni los conocimientos ni la experiencia para alcanzar la grandeza, y ya he tropezado en ignorancia y caído en el charco de la compasión por mí mismo. La respuesta es sencilla.

Comenzaré mi viaje sin el estorbo de los conocimientos innecesarios o la desventaja de una experiencia carente de significado. La naturaleza me ha proporcionado ya el conocimiento y el instinto muy superiores a los de cualquier bestia en el bosque; y a la experiencia se le ha asignado un valor exagerado, especialmente por los viejos que asienten sabiamente con la cabeza y hablan estúpidamente.

En realidad la experiencia enseña sistemáticamente, y sin embargo su curso de instrucción devora los años del hombre de manera que el valor de sus lecciones disminuye con el tiempo necesario para adquirir su sabiduría especial. Y al final se ha malgastado en hombres que han muerto. Además, la experiencia se compara con la moda. Una acción o medida que tuvo éxito hoy será irresoluble e impráctica mañana.

Sólo los principios perduran y éstos poseo, porque las leyes que me conducirán a la grandeza figuran en las palabras de estos pergaminos. Me enseñarán más a evitar el fracaso que a alcanzar el éxito, porque ¿qué es el éxito sino un estado mental? ¿Qué dos personas, entre mil sabios, definirán el éxito con las mismas palabras? Y sin embargo el fracaso se describe siempre de la misma forma. El fracaso es la incapacidad del hombre de alcanzar sus metas en la vida, cualesquiera que sean.

En realidad, la única diferencia entre aquellos que han fracasado y aquellos que han tenido éxito reside en la diferencia de sus hábitos. Los buenos hábitos son la clave de todo éxito. Los malos hábitos son la puerta abierta al fracaso. De manera entonces que la primera ley que obedeceré, y que precede a todas las otras es la siguiente: Me formaré buenos hábitos, y seré el esclavo de esos hábitos.

Cuando era niño, era esclavo de mis impulsos, ahora soy esclavo de mis hábitos, como lo son todos los hombres crecidos. He rendido mi libre albedrío a los años de hábitos acumulados y las acciones pasadas de mi vida han señalado ya un camino que amenaza aprisionar mi futuro. Mis acciones son gobernadas por el apetito, la pasión, el prejuicio, la avaricia, el amor, temor, medio ambiente, hábitos, y el peor de estos tiranos es el hábito. Por lo tanto si tengo que ser esclavo de los hábitos, que sea esclavo de los buenos hábitos.

Los malos hábitos deben ser destruidos y nuevos surcos preparados para la buena semilla.

Adquiriré buenos hábitos y me convertiré en su esclavo. ¿Y cómo realizaré esta difícil empresa? Lo haré por medio de estos pergaminos, porque cada uno contiene un principio que desalojará de mi vida un hábito malo y lo reemplazará con uno que me acerque al éxito. Porque hay otra ley de la naturaleza que dice que sólo un hábito puede dominar a otro. De manera que para que estas palabras escritas cumplan la tarea para la cual han sido designadas, debo de disciplinarme a mí mismo y adquirir el primero de mis nuevos hábitos que es el siguiente: Leeré cada pergamino durante 30 días en esta forma prescrita, antes de proceder a la lectura del pergamino siguiente.

Primero, leeré las palabras en silencio cuando me levanto por la mañana. Luego leeré las palabras en silencio después de haber participado de la comida del mediodía.

Finalmente leeré las palabras de nuevo antes de acostarme al finalizar el día, y aún más importante, en esta oportunidad leeré las palabras en alta voz.

Al día siguiente repetiré este procedimiento, y continuaré de esta manera durante 30 días. Luego empezaré el siguiente pergamino y repetiré este procedimiento durante otros treinta días. Continuaré de esta forma hasta que haya vivido con cada uno de los pergaminos durante 30 días y mi lectura se haya convertido en hábito.

¿Y qué realizaré mediante este hábito? Reside aquí el secreto oculto de todas las realizaciones del hombre. Al repetir diariamente las palabras, se convertirán pronto en parte integral de mi mente activa, pero aún más importante, se filtrarán también hasta la otra mente mía, ese misterioso venero que nunca duerme, que crea mis sueños, y con frecuencia me hace proceder en una forma que no comprendo.

A medida que las palabras de estos pergaminos son absorbidas por mi misteriosa mente, comenzaré a despertar, todas las mañanas, con una vitalidad que no he conocido nunca.

Mi vigor aumentará, mi entusiasmo se acrecentará, mi deseo de enfrentarme con el mundo dominará a todos los temores que antes me asaltaban al amanecer, y seré más feliz de lo que jamás había pensado que fuese posible en este mundo de luchas y de dolor.

Finalmente, descubriré que reacciono ante todas las situaciones que me confrontan como los pergaminos me ordenaron que reaccionara, y pronto estas acciones y reacciones serán fáciles de realizar, porque todo acto se hace fácil con la práctica.

De manera entonces que nacerá un hábito nuevo y bueno, porque cuando un acto se hace fácil mediante la repetición constante se convierte en un placer realizarlo, y si es un placer realizarlo corresponde a la naturaleza del hombre el realizarlo con frecuencia.

Cuando lo hago con frecuencia se convierte en un hábito y yo me convierto en su esclavo y puesto que éste es un buen hábito, ésta es mi voluntad.

Hoy comienzo una nueva vida.

Y me hago un solemne juramento de que nada retardará el crecimiento de mi nueva vida. No interrumpiré ni un día estas lecturas porque el día que pierda no podrá recobrarse jamás ni podré substituirlo por otro. No debo interrumpir, no interrumpiré este hábito de la lectura diaria de estos pergaminos, y en realidad, los pocos momentos que pase todos los días en este nuevo hábito serán un precio insignificante que tendré que pagar por la felicidad y el éxito que serán míos.

Y mientras leo y releo las palabras de los pergaminos siguientes, no permitiré jamás que la brevedad de cada pergamino ni la simplicidad de sus palabras me lleven a tratar livianamente el mensaje del pergamino. Miles de uvas se prensan para llenar una botella de vino y el hollejo y la pulpa son arrojados a los pájaros. Así es con estas uvas de sabiduría de los siglos. Mucho se ha filtrado y arrojado a los vientos. Solo la verdad pura yace destilada en las palabras que vendrán. Beberé según las instrucciones y no derramaré ni una gota. Y la semilla del éxito ingeriré.

Hoy mi viejo pellejo se ha vuelto como polvo. Caminaré erguido entre los hombres y no me reconocerán, porque hoy soy un nuevo hombre, con una nueva vida.

Dichos párrafos corresponden al pergamino Nº1 .

ENLACES ACERCA DE LA BIOGRAFÍA DE OG MANDINO




LEER EL "VENDEDOR MÁS GRANDE DEL MUNDO"

sábado, febrero 12, 2011

HOLA

Por estas fechas mucha gente se pone algo nostálgica, algo natural cuando está cercano el día de San Valentín y no se está satisfecho en ... thumbnail 1 summary

Por estas fechas mucha gente se pone algo nostálgica, algo natural cuando está cercano el día de San Valentín y no se está satisfecho en la parte afectiva. Te puedes permitir ponerte triste al recordar, bueno, tómate tu tiempo, tú que eres una persona inteligente no harás locuras, más bien aprovecharás para hacer tu propia catarsis. Así te liberas de esa carga emocional y dejarás que espontáneamente llegue el alivio. Llora si eso te permite desahogarte, pero luego de esa descarga, viene la hora de recordar que al final de túnel siempre hay una luz, busca en ti esa luz, viene de lo más profundo de tu ser, de ese yo superior que te va a señalar, a partir del punto en que te encuentras, el camino correcto a seguir.


miércoles, febrero 09, 2011

UN TRISTE DÍA DE SAN VALENTÍN

A pocos días de celebrar el día de San Valentín, día de la amistad y el amor, muchas personas se sienten tristes y deprimidas. La MENTE ... thumbnail 1 summary

A pocos días de celebrar el día de San Valentín, día de la amistad y el amor, muchas personas se sienten tristes y deprimidas. La MENTE FILOSÓFICA tiene varias reflexiones al respecto, la mayoría referidas a la experiencia del observador, aunque algunas quizás tengan que ver con sensaciones personales.

1.-El día de San Valentín es un día como cualquier otro, si se pretende celebrar el amor o la amistad, no tiene por qué idealizarse esé día, no obstante se debe reconocer que puede ser complicado asimilar esa idea debido a toda la promoción mediática que se hace de esa fecha. Si este año no pudiste pasarla con aquella persona especial por el motivo que fuere y aun estás en una bonita relación, hay otros días para poder pasarla juntos con el novio/a o amigo/a.

2.-Si tienes pareja y sucede que el día de San Valentìn, ella o él no puede pasarla contigo sea por motivos de trabajo o asuntos imprevistos, bueno tómalo con calma, pero analiza la situacìón, si resulta que después de años de relación, justo nunca puede verte ese día, es válido comenzar a sospechar.

3.-Es un momento triste para el ex-enamorado/a que piensa en pasar al menos como amigo/a, el dìa de San Valentín con la persona amada, pero ella no sabe que responder, y luego te enteras que probablemente ella pase ese día con otra persona. No te rebajes, ten dignidad y aléjate de esa persona, igual, guarda los buenos recuerdos y deséale el bien. Eso haría una persona digna e inteligente.

4.-Hablando en general, es doloroso saber que la persona que amaste o que aún amas, pase el dìa de San Valentín con otra persona. Pero tú ten cabeza fria para pensar que no vale la pena sufrir por ella, quizàs nunca te amó. Más bien, cambia de rumbo, enfoca bien, si tú no fuiste desleal, si tu sentimiento fue sincero, entonces puedes mirar hacia otra parte, con el aplomo que da, tener la conciencia tranquila.

5.-El día de San Valentín no siempre es ese día en el que dos personas comparten buenos sentimientos de amistad y amor, puede ser muchas veces también un día muy sordido donde se presenten situaciones poco nobles, que tienen que ver con deslealtad, traición, infidelidad o como quiera que se le pueda llamar. Habrán muchos amantes que engañan a sus parejas en hoteles, habrá mucha gente de poca autoestima que se conformará con pasar ese día y algunos días más con aquella persona que ama, sin importar que el resto del año aquel o aquella esté físicamente ausente. Es como conformarse con migajas, es valorarse poco, por ello es indigno.

6.-También está el caso de aquellos que han pasado muy pocos días de San Valentín o quizás ninguno con su pareja o alguna amistad, y se ponen muy tristes ese día, ¡Basta de susceptibilidades! 

No se queden en su casa pensando en los solos que están, más bien no permitan ese desánimo y salgan a pasear, reúnanse en grupos con las amistades, procuren pasar un bonito día, díganle no a la depresión, eso haría una persona con mente lúcida, eso aconseja la MENTE FILOSÓFICA sobre todo a aquellas personas muy propensas a la depresión.

7.-Finalmente, hay que decir que si el día de San Valentín la pasarás solo o sola, y no has podido restarle importancia a aquella fecha, te queda sumergirte en la tristeza y desazón, a menos que de lo más profundo de tu ser surja ese "descontento inspirador" para sacar a la luz todo ese potencial de pensamientos positivos que te permitirán replantear tu vida y empezar así a descubrir tu razón de ser hacia el objetivo de tu propia felicidad.

MARDAM

domingo, febrero 06, 2011

LA HORA DEL ADIOS

El adios es la solución más razonable para alejarnos de esa persona que no nos ama, se pueden dar los casos en que probablemente ese hombre ... thumbnail 1 summary
El adios es la solución más razonable para alejarnos de esa persona que no nos ama, se pueden dar los casos en que probablemente ese hombre o mujer nos haya amado alguna vez, pero simplemente el sentimiento se desgastó y hay que aceptarlo. No tiene sentido forzar una situación.
Claro, también están los otros casos en que aquellos "desengañados" nunca fueron amados, sólo fueron utilizados para tratar de olvidar a la ex-pareja.
Ocultar cosas, no decir lo que realmente se siente, es poner un disfraz a la realidad, es como mentir, es ser desleal con quien te ha brindado un afecto sincero, al final todo se descubre, pero en estos casos la victima también tiene la culpa porque se aferra al querer "creer" que le aman, y eso es relativamente sencillo de conocer si se tiene cabeza fria.
Para ello, entre otros ejemplos, están las miradas, esa alegría de ver a la persona que se ama, esa luz en los ojos denota el sentimiento por la persona por la cual realmente se siente amor. Si tienes cabeza fría no te será difícil detectar si hay amor en una mirada.
Llegar a una situación tan poco agradable de tener que alejarse con algo de disgusto, como digo es culpa de dos, del desengañado por ser tan iluso y necio, al hacerse de la "vista gorda" para no darse cuenta de la falta de señales de ese amor. Y claro culpa también del que utiliza a alguien para olvidar a otro u otra de su pasado. Me parece que esta clase de persona no tiene por qué ser una mala persona, simplemente ha buscado la forma de querer olvidar a ese "otro" u "otra", ha tenido buenas intenciones por lo que no pudo realizar con ese "amor, pero se fue enredando y en el camino envolvió a alguien que quizás no lo merecía, haciendo creer que lo que empezó como una amistad pudo llegar a ser algo más cuando en realidad nunca dejó de ser amistad..
Cuando sientes que alguien no te ama, puedes hacer la lucha por un tiempo, darte un plazo, pero, si al pasar el tiempo, no cambia esa mirada normal a una mirada especial, es necio aferrarse, uno no puede vivir "arrastrándose", haciendo depender sus emociones de alguien que no te ha valorado.
Pero como dije no es que esa persona sea mala, es más se puede tratar de una persona muy noble, sólo que esa persona quizás como tú, también está viviendo su propia confusión y quiso quererte pero no pudo.
En ese sentido hay que ser tolerante y comprensivo de ambos lados, los seres humanos estamos llenos de defectos, que se expresan en miedos, mentiras u ocultamientos de la verdad. Por ejemplo una persona que no te ama, puede decirte que si porque realmente quiere sentirlo, y simplemente al no poder lograrlo busca al menos no hacerte sentir "mal" diciéndote que si sintió algo, una forma de no herir tu susceptibilidad, y de paso consolarte buscando darte tu importancia.
Al final las dos partes, están viviendo su propio "calvario", tú al darte cuenta después de un lapso de tiempo que no te aman, y la persona que te ha rechazado también, porque es muy probable que ella este pasando también por lo mismo al no poder sacar de su mente a esa persona de su pasado que amó.
¿Cuál sería el consejo de la MENTE FILOSÓFICA en cualquier caso?
Diría que si la relación en efecto ya ha terminado definitivamente, la distancia real es lo mejor, ese momento de alejamiento nos va a permitir poner en una balanza las cosas y ser más justo con esa persona que te brindó cariño o que al menos lo intentó siendo una buena amiga o amigo. Con esa distancia y el tiempo se restañan las heridas del corazón y puede ocurrir lo sorprendente. Que ese pequeño resentimiento que siempre inevitablemente hay con aquella persona con la que se terminó porque te dejó de corresponder o nunca te correspondió, se puede atenuar hasta su mínima expresión. Creo firmemente que el tiempo y la distancia pueden hacer ese milagro, y es allí cuando empiezas a valorar esos pequeños momentos compartidos, que si valieron la pena, si fueron compartidos con buena intención más allá de que la intensidad del sentimiento no haya sido similar y más allá del dolor que en determinado momento se pueda haber originado debido a la separación.
En concepto de MENTE FILOSÓFICA, las personas que están condenadas a vivir con inestabilidad emocional, son aquellas que se han aprendido como idea inherente en su ser la frase "sólo se ama una vez", ese tipo de personas se aferran al pasado en una forma obsesiva, casi enfermiza se podría decir. Si bien a cualquier humano se le debe valorar, tú no puedes hacer girar tu vida en torno a una sola persona, no hay nadie en el mundo que merezca la pena que tú vivas años de años negándote a otras opciones de felicidad en el campo afectivo.
Lo que se debe hacer es replantear las cosas, cerrando páginas, pero no a medias, eso es engañarse, se debe procurar más bien, como siempre he dicho tener independencia mental, que es la única manera de poder manejar óptimamente las emociones. Si uno aprende de sus errores, ese tiempo y esa distancia serán de gran utilidad, estaremos en general renovados para nuevos proyectos de vida, sacaremos provecho de esas experiencias y momentos que vivimos y sabremos apreciarlos en su justo valor. Se acabará la desazón, la tristeza, el resentimiento, y se estará preparado con aplomo para lo que llegue, sea amistad o amor.
Por todo lo dicho decir Adios, y aplicarlo puede ser importante y renovador para comenzar una nueva vida con horizontes nuevos y por qué no, con bonitos recuerdos de horizontes pasados.

MARDAM