miércoles, marzo 16, 2011

LA TRAGEDIA EN JAPÓN

El día viernes 11 de marzo, empezó para Japón una etapa desgraciada de su historia, tras el terrible terremoto de grado 9 ocurrido, siguió e... thumbnail 1 summary
El día viernes 11 de marzo, empezó para Japón una etapa desgraciada de su historia, tras el terrible terremoto de grado 9 ocurrido, siguió el maremoto o tsunami que en conjunto dejaron miles de muertos e innumerables daños materiales.
Y cuando aún las autoridades japonesas tratan de establecer las estrategias para levantarse de este desastre y en medio de cientos de replicas, se agrega otra terrible desgracia que tiene que ver con el escape de gas de la planta nuclear de Fukushima, en la cual al parecer se han derrumbado los muros de los reactores dejando expuesta la radiactividad a la atmósfera.
Hoy 16 de marzo, las autoridades, aseguran que no hay peligro para las personas que se encuentran a 20 y 30 kilómetros de la central y se recomienda que los residentes permanezcan en sus casas con las ventanas cerradas ya que no corren peligro de efectos perjudiciales directos. Si es así, la pregunta que haría yo como lego en la materia, es entonces, por qué los helicópteros militares japoneses enviados para verter agua para refrigerar el reactor 3 de la central nuclear de Fukushima, se han tenido que retirar y no han podido cumplir con su misión. ¿No es acaso por la alta radiación?
Esta grave situación pone nuevamente en discusión del tema la utilidad tecnológica de la energía nuclear versus los peligros a los que puede exponer a los seres humanos, a traves de generaciones incluso.
De cualquier forma, lo importante en este momento, es que se encuentre una milagrosa solución a este problema en los reactores nucleares de Fukushima, ya que de no lograrlo se podría estar condenando a una mortal contaminación no sólo a los seres humanos de hoy sino a los de futuras generaciones. La principal prioridad sigue siendo el reactor 3, el único de la planta en el que se utiliza plutonio, que es mucho más nocivo que el uranio.
De 800 trabajadores de la central nuclear sólo han quedado 50 para las labores de enfriamiento, ya que los sistemas de refrigeración han quedado inutilizados por el terremoto. Esto implica que hay 50 vidas mártires, que ojalá nos equivoquemos, están casi condenadas a la radiación en sus cuerpos a pesar de los vestidos con trajes especiales y pesadas bombonas de oxígeno .

VIDEO RELACIONADO



MÁS INFORMACIÓN

LA VANGUARDIA

RADIOCENTRO

domingo, marzo 13, 2011

LAS TRADICIONES ESTÚPIDAS

La mayoría de las tradiciones andinas despiertan gran admiración en todo el mundo, sus danzas, el colorido de sus trajes típicos, su artesan... thumbnail 1 summary
La mayoría de las tradiciones andinas despiertan gran admiración en todo el mundo, sus danzas, el colorido de sus trajes típicos, su artesanía y sus paisajes, todo ello es digno de ser apreciado y difundido. No obstante, en los Andes se mantienen también, algunas desagradables tradiciones, malas costumbres pienso particularmente, ya que tienen que ver con violencia y con señal de poca evolución racional de un pueblo.
Las danzas típicas deben ser admiradas por siempre, no es necesario mencionar ninguna razón para ello, pero las tradiciones que tienen que ver con peleas salvajes que pueden provocar lesiones y hasta la muerte, deben llamar la atención de las personas civilizadas con el objeto de intentar borrar de la cultura peruana prácticas tan retrógradas como aquellas que mencionaremos.
Los defensores de tradiciones de violencia como por ejemplo el Chiaraje en Cusco y la fiesta del Takanakuy en Apurimac, tratan de justificarle como tradición señalando que esas batallas campales o luchas cuerpo a cuerpo representan el valor guerrero de la gente de esos lares y que eso agrada a los dioses, que es como un tributo de sangre a la pachamama o como se llame.
En mi concepto, todo ese discurso es pura verborrea barata de gente inculta e ignorante que son los que fomentan que se sigan conservando estas infelices constumbres. Aparte del Chiaraje y el Takanakuy hay muchas otras "costumbres" de violencia en diversos pueblos andinos, está claro, con sus variantes y matices, pero similares. En lo que hace a la fiesta de "Takanakuy" se incluyen luchas no sólo entre hombres a puño limpio, sino entre mujeres y peor aun, entre niños, quienes se rompen la cara en plena plaza, que en el mejor de los casos tienen a policias de la comunidad como una especie de árbitros. Una salvajada de la que no se salvan ni los niños y que identifica una pobre mentalidad colectiva.
Por otro lado El Chiaraje y sus variantes, revelan la ignorancia y el poco valor que le dan a su integridad las personas aferradas a esa "tradición" antepasada, se forman grupos que a hondasos y piedrasos combaten pudiendo ser heridos mortalmente. Si en las zonas urbanas alguna vez alguien vió las terribles peleas entre pandillas, hagan de cuenta que algo similar sucede en el campo con esta costumbre. Se supone que los triunfadores son los valientes, aquellos que por serlo han salido con vida de esa batalla.
Toda esa ignorancia y estupidez es lo que tiene atrasados a estos pueblos de Perú y Bolivia principalmente, se han quedado anclados en el pasado prehispánico y nadie les dijo que ya no se requiere de un Tupac Amaru que se rebele violentamente contra los opresores españoles, lo que se requiere en estos tiempos con todo lo avanzado de la ciencia y tecnología, es prepararse intelectualmente y usar el cerebro para evolucionar y desarrollarse.
Así pues, estas costumbres tienen más eco en comunidades olvidadas por gobiernos ineficientes, siendo estos pueblos abandonados en la historia, se aferran a todas las tradiciones de sus antepasados sin distinguir las buenas de las malas. Seguramente habrá mucha gente interesada en que estos pueblos no progresen, así pues serán más manipulables. Cuando las personas de todo un pueblo durante décadas han tenido un acceso escaso o nulo al estudio, se quedan estancados en costumbres que ya no caben en estos tiempos de tecnología, dado que se vive una realidad en el siglo XXI totalmente distinta a la de la época de los incas.
Digan lo que digan los defensores del batallas rituales como el Chiaraje y fiestas como el Tikanakuy, dichos eventos sólo revelan la ignorancia y el retraso de esos pueblos y deberían ser erradicados por las entidades gubernamentales. Hay que repetirlo una vez más, nada que promueva la violencia es compatible con el desarrollo de un pueblo.

Aquí unos cuantos videos de estas lamentables tradiciones, en las cuales los puñetazos y los piedrasos son la forma de solucionar las diferencias. ¿Y qué hay con las mentes de estas personas?

TAKANAKUY







CHIARAJE