jueves, junio 02, 2011

MÁS RESPETO AL PREMIO NOBEL

Mario Vargas Llosa es sin duda el intelectual peruano más prestigioso en el mundo. Sus opiniones tienen el respaldo de dicho prestigio y de ... thumbnail 1 summary
Mario Vargas Llosa es sin duda el intelectual peruano más prestigioso en el mundo. Sus opiniones tienen el respaldo de dicho prestigio y de una solvencia moral indiscutible a lo largo de décadas. Muchas veces él puede plantear temas con los que no necesariamente se tiene que estar de acuerdo, particularmente discrepo en el tema de la legalización de drogas, no obstante respeto su punto de vista porque sus opiniones son avaladas por su trayectoria y experiencia no sólo como escritor sino como lúcido analista de la política mundial.

El Premio Nobel de Literatura tiene todo el derecho del mundo a definir su posición política, él no es como esos políticos o intelectuales que bajo la sombras están esperando un resultado para subirse al tren del ganador. Vargas Llosa tiene unos principios y en base a ellos adopta una posición política clara y sin ambiguedades.

Es realmente sorprendente como es de hipócrita una gran parte de la sociedad peruana encabezada por la prensa, más específicamente ciertos periodistas que todos conocemos quienes son. Hace unos meses cuando Mario Vargas Llosa obtuvo el Premio Nobel de Literatura se deshacían en elogios hacia él, ¡Mario, orgullo nacional! era como si pensarán que efectivamente cada peruano lo hubiera obtenido y dado que el ganador compartía su éxito con todos, ya no habia ningun reparo en sacar pecho por ese logro.

Apenas Mario Vargas Llosa, definió su posición en la segunda vuelta, esos mismos medios que halagaban a Vargas Llosa se le lanzarón a la yugular. Todo porque él estaba en contra de la candidata que busca reinvindicar la mafia fujimontesinista y comenzaron entonces ya no sólo las discrepancias, que no tendrían nada de malo en realidad , sino vinieran acompañadas de algo que si no se puede admitir, las faltas de respeto, ya no se conformaban estas personas con criticar la opción de Vargas Llosa sino que comenzaron a adjetivizar e insultarle por sus opiniones, decirle resentido, picón y que tiene problemas psiquiátricos por haber perdido las elecciones del 90. Todo ello revela no sólo la intolerancia sino el tipo de catadura moral de la gente que no respeta las ideas del mejor escritor peruano de todos los tiempos.

Si Vargas Llosa dice que elegir a Keiko Fujimori, sería validar toda la corrupción de los 90, esa es una opinión no sólo de él sino de millones de peruanos, asi que también tendrían esos políticos y periodistas comodines que decirnos picones y resentidos a todos nosotros los peruanos que con indignación vivimos esa época de impunidad, de prensa comprada, de poderes del Estado intervenidos, de violaciones a los derechos humanos, de militares con los bolsillos llenos de plata y de saqueo del tesoro público.

Esa falta de respeto y ensañamiento contra Mario Vargas Llosa tiene el mismo aire de intolerancia que se vivía en la época del fujimontesinismo, con la presencia del señor Hernando de Soto diciéndole “Hijo de puta”, con los diarios chichas denostando contra él y con ese gobierno corrupto de Fujimori promoviendo quitarle la nacionalidad.

Nuestro Premio Nobel de Literatura, es una persona con valores, con dignidad, como millones de peruanos no acepta que pueda regresar el entorno mafioso que antes gobernó y que no ha cambiado ni un ápice.

No obstante, si la mayoría del pueblo peruano en esta segunda vuelta premia a los cómplices y corruptos de los 90, muchos peruanos decentes como el Premio Nobel observaremos avergonzados, pero como somos demócratas no nos quedará más que estar vigilantes para impedir que hagan más barbaridades.

Si pues, el entorno de Keiko Fujimori podrá salir elegido y gobernar y se aceptará el resultado electoral como demócratas, pero mientras se pueda impedir antes de la elección final, bajo las vías democráticas de la opinión, es un derecho irreductible de nuestro gran escritor en apoyar abiertamente a la candidatura que considera con toda razón el mal menor.

MARDAM


No hay comentarios.