domingo, febrero 12, 2012

LAS DROGAS, LA CÁRCEL DE LA MENTE

Un post muy triste es el de hoy, luego de conocerse el fallecimiento de Whitney Houston el pasado 11 de febrero del 2012. Ese era un final q... thumbnail 1 summary
Un post muy triste es el de hoy, luego de conocerse el fallecimiento de Whitney Houston el pasado 11 de febrero del 2012. Ese era un final que se veía venir, desde muchos años atrás, ella sufría una adicción compulsiva que la había deteriorado física y mentalmente.
El año pasado también debido a los excesos con las drogas, encontró la muerte la joven cantante Amy Winehouse. Pero ellas no son las únicas personas del mundo artístico que han sufrido de esa adicción mortal. Recordamos también a Tatum O'Neal siendo detenida comprando crack, los escandalos que con drogas y alcohol han temido Drew Barrymore, Lindsay Lohan, Courtney Love y muchos otros artistas.
Pero esto que ha pasado y pasa con los artistas, ocurre con millones de personas en el mundo, personas que se han dejado atrapar por esta adicción y cuyo futuro está supeditado a los vaivenes de su vida y a las circunstancias que le rodeen.
Las personas que se drogan  están atrapadas en la cárcel de su mente enferma, una mente sin libertad que es la que acepta y cede débilmente ante el consumo de drogas.
Hay quienes sus circunstancias las han entregado totalmente al vicio, para muchos de ellos, simplemente no hay vuelta atrás porque iniciaron el camino de la adicción a un grado en el que el cuerpo y la mente se han acostumbrado a esas sustancias tóxicas. Es una vida de decadencia.
Hay otras personas que consumen drogas y aparentemente tienen la situación controlada, así pues vemos en la televisión, periodistas, animadores, deportistas, escritores, etc. y en la vida diaria gente común que consumen para poder aplacar la tensión que sus actividades les generan. En realidad esas personas son como bombas de tiempo, una circunstancia complicada les puede provocar que esa adicción controlada se desborde con consecuencias calamitosas no sólo para la persona sino para la familia y su entorno.
Pensar que todavía hay personas irresponsables que defienden el consumo de drogas en aras de la libertad; pero eso no es libertad, al contrario, es la cárcel más desoladora de la estupidez.
Nuestra mente es un mecanismo tan complejo como maravilloso que sólo requiere de pensamientos sanos para generar las sustancias necesarias que a su vez nos proporcionen una euforia saludable, no la euforia enferma que se provoca al ingerir sustancias dañinas causando estragos en el organismo y tóxico-dependencia.
Consumir drogas es estar preso, es la aceptación de que se tiene una mente débil, es estupidez pura.
La mente por sí sola como ya se dijo, puede nutrirnos de la confianza y la seguridad ante situaciones que nos generen presión. Nadie que viva con drogas en el cuerpo, vive con verdadera libertad.
Volviendo al caso de Whitney Houston, es una gran perdida para los que amabamos su música y su gran voz. Entre las cantanes morenas de Norteamérica, una de mis preferidas junto a Natalie Cole y Mariah Carey. Whitney, simplemente tomó el camino equivocado cuando había presión en su vida y luego, ya no pudo retomar la buena senda.
Descansa en paz, querida Diva.

MARDAM


No hay comentarios.