miércoles, febrero 21, 2018

EL ABYECTO NERUDA

Durante mucho tiempo admiré "Los cien sonetos de amor" y a su autor el poeta Pablo Neruda, incluso a pesar de conocer su tendenc... thumbnail 1 summary

Durante mucho tiempo admiré "Los cien sonetos de amor" y a su autor el poeta Pablo Neruda, incluso a pesar de conocer su tendencia comunista. Pero por esas cosas extrañas de la vida nunca me pude enterar sino hasta el día de hoy del tipo de persona que era.

No hay por qué dudar de lo escrito en Malva la primera novela de la poeta neerlandesa Hagar Peeters que relata la forma cruel, abominable y repugnante en que el poeta chileno abandona a su hija enferma con hidrocefalia y a la abnegada madre de esta llamada Maria Antonia Hagenaar Vogelzang.

No se trata sólo de un abandono sino la forma vil en que este miserable sobrevalorado se refería a su hija Malva Marina calificándola con expresiones tales como «Un ser perfectamente ridículo», «una especie de punto y coma» o «vampiresa de tres kilos».

Algunos fanáticos quieren separar su talento como poeta de su conducta como ser humano, pero es inevitable decir que este hecho borra toda la admiración por el poeta. Seguro, que al igual que yo, muchos admiradores no sabían de esta historia. Y es bueno saberla, aunque sus amigos de los medios durante décadas lo hayan ocultado.

Ser mujeriego, tomar drogas, ser soberbio, egolatra, etc,  son cosas que se pueden perdonar en alguien que durante mucho tiempo fue un icono de los poemas de amor. Pero este hecho, de ninguna manera, tal comportamiento sólo lo puede tener alguien realmente despreciable. Abandonar una hija enferma, insultarla y dejarla morir sin pasarle un centavo, qué otro calificativo merecería.

Buscando un poco más debajo de la alfombra de la vida de Pablo Neruda, nos enteramos de otra perla negra que sus amigos adulones de los medios y editoriales siempre trataron de tapar. 

Nos referimos a la violación a una empleada que ´l mismo narra con todo desparpajo. En su libro "Confieso que he vivido", Pablo Neruda relata la violación que hizo contra su empleada doméstica en Colombo, capital de Ceylán lo que hoy es Sry Lanka cuando era cónsul allá.

El conocimiento de la historia de esta hija madrileña que Neruda abandonó además de otros hechos son algo que debe ser difundido y bajar del pedestal en que siempre se ha tenido a este vil personaje. Luego de la muerte de Malva apenas a los ocho años, Neruda no pasó ni un centavo a su ex-esposa, es más, ni siquiera respondió sus cartas pidiendo ayuda.

Invito a enterarse más acerca de este tema en la web del mundo.es

Por mi parte, debo decir que nunca más volveré a leer un poema de Pablo Neruda, es más, de ahora en adelante sólo le recordaré como un ser auténticamente despreciable.

MARDAM