jueves, octubre 14, 2010

LA EUFORIA SIN DROGAS

Cada vez es más alarmante el número de personas que no son dueños de su voluntad y tratan de engañarse a sí mismas hablando de libertad... thumbnail 1 summary


Cada vez es más alarmante el número de personas que no son dueños de su voluntad y tratan de engañarse a sí mismas hablando de libertades y llenándose la boca de justificaciones para consumir drogas.

No tengo dudas sobre el hecho de que la mayoría de las personas que promueven la idea de la legalización de las drogas son personas que están totalmente rendidas ante sus propias debilidades.

Pueden tratar de justificarse diciendo que así se combatiría más efectivamente el narcotráfico, pueden hablar del derecho a la libertad de elección de la gente adulta. Todos esos, son argumentos utilizados como pantalla para ocultar su verdadera motivación: consumir drogas libremente sin tener que ocultarlo, sin sentir vergüenza.

Y claro está, para estas personas débiles de voluntad ante el vicio, legalizar las drogas sería una maravilla, nadie los juzgaría y podrían intoxicarse todas las veces que quisieran y con facilidades, ya que no tendrían que ir a buscar su vicio en algún lugar escondido y sórdido, sino que podrían conseguirlo en farmacias.

Escuchaba hablar la vez pasada a un conocido animador de TV, decir algo así como "que está bien tener ideas libertarias acerca de legalizar la drogas", el mismo animador decía otras veces "no está mal fumarse un porrito, para relajarse".

Justo es ese tipo de mensajes el que no deben captar los jovenes, es más ni siquiera los adultos que por más problemas que tengan, se quieren a sí mismos y no se quieren autodestruir.

La búsqueda de estados de euforia para combatir la ansiedad, stress al que muchas veces los seres humanos estamos expuestos en la vida diaria, parecen ser para algunos, la justificación para consumir drogas, como también para consumir alcohol, pero el tema del alcohol es un asunto que será motivo de otro post.
Las drogas poco a poco van minando nuestras energías, no hay que engañarse al pensar que drogas blandas como la marihuana son inofensivas, a alguien se le ocurrió ponerle blanda porque te aporta un estado de excitación que no parece generar agresividad. Lo que no dicen estos apologistas del vicio, es que es una sustancia que no elimina fácilmente del organismo y que con el tiempo puede causar un daño severo a los pulmones, riñones, hígado y obviamente al cerebro.

El asunto es también que el paso por la marihuana, expone a la persona a ir un poco más allá, y es allí donde encontrarás millones de casos de personas que pasaron de la marihuana a la cocaína, con el consiguiente deterioro no sólo de sus órganos sino de una conducta que revela, cada vez que se ingiere drogas, una mayor falta de voluntad, algo que es directamente proporcional a la mayor frecuencia de consumo en el tiempo.

Los estados de euforia, de júbilo, de relajamiento, de éxtasis, todos ellos se pueden conseguir mediante la autosugestión, con el poder de tu mente. Una persona inteligente puede hacerlo.

No hay por qué en absoluto intoxicarse con tanta droga, blanda o mucho menos, dura. En el caso de la marihuana o Cannabis, sólo hay que decir que esa hierba quemada, es sólo pura basura.

MARDAM


1 comentario

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en la finalidad que persigues, pero no en los medios que sostienes. Y es que, al parecer, defiendes la libertad de las personas, pero al mismo tiempo sostienes la censura cuando afirmas que los jóvenes no debiesen escuchar frases como "no está mal fumarse un porrito, para relajarse".
¿Acaso la libertad puede ser impuesta desde fuera? ¿O es más bien parte de un proceso individual? Personalmente me inclino más por esta última. En este sentido, creo que la libertad reside en el individuo y no en un aparato externo, como el estado.