miércoles, marzo 16, 2011

LA TRAGEDIA EN JAPÓN

El día viernes 11 de marzo, empezó para Japón una etapa desgraciada de su historia, tras el terrible terremoto de grado 9 ocurrido, siguió e... thumbnail 1 summary
El día viernes 11 de marzo, empezó para Japón una etapa desgraciada de su historia, tras el terrible terremoto de grado 9 ocurrido, siguió el maremoto o tsunami que en conjunto dejaron miles de muertos e innumerables daños materiales.
Y cuando aún las autoridades japonesas tratan de establecer las estrategias para levantarse de este desastre y en medio de cientos de replicas, se agrega otra terrible desgracia que tiene que ver con el escape de gas de la planta nuclear de Fukushima, en la cual al parecer se han derrumbado los muros de los reactores dejando expuesta la radiactividad a la atmósfera.
Hoy 16 de marzo, las autoridades, aseguran que no hay peligro para las personas que se encuentran a 20 y 30 kilómetros de la central y se recomienda que los residentes permanezcan en sus casas con las ventanas cerradas ya que no corren peligro de efectos perjudiciales directos. Si es así, la pregunta que haría yo como lego en la materia, es entonces, por qué los helicópteros militares japoneses enviados para verter agua para refrigerar el reactor 3 de la central nuclear de Fukushima, se han tenido que retirar y no han podido cumplir con su misión. ¿No es acaso por la alta radiación?
Esta grave situación pone nuevamente en discusión del tema la utilidad tecnológica de la energía nuclear versus los peligros a los que puede exponer a los seres humanos, a traves de generaciones incluso.
De cualquier forma, lo importante en este momento, es que se encuentre una milagrosa solución a este problema en los reactores nucleares de Fukushima, ya que de no lograrlo se podría estar condenando a una mortal contaminación no sólo a los seres humanos de hoy sino a los de futuras generaciones. La principal prioridad sigue siendo el reactor 3, el único de la planta en el que se utiliza plutonio, que es mucho más nocivo que el uranio.
De 800 trabajadores de la central nuclear sólo han quedado 50 para las labores de enfriamiento, ya que los sistemas de refrigeración han quedado inutilizados por el terremoto. Esto implica que hay 50 vidas mártires, que ojalá nos equivoquemos, están casi condenadas a la radiación en sus cuerpos a pesar de los vestidos con trajes especiales y pesadas bombonas de oxígeno .

VIDEO RELACIONADO



MÁS INFORMACIÓN

LA VANGUARDIA

RADIOCENTRO


No hay comentarios.