miércoles, octubre 31, 2007

¿QUE ES LA INNOVACION OPERACIONAL?

ESTUVE LEYENDO UN TEXTO DE MICHAEL HAMMER TITULADO: ¿Cómo la innovación operacional puede transformar su empresa? . Me pareció interesante e... thumbnail 1 summary
ESTUVE LEYENDO UN TEXTO DE MICHAEL HAMMER TITULADO: ¿Cómo la innovación operacional puede transformar su empresa?. Me pareció interesante el artículo, así que hice un resumen para compartirlo con mis apreciados visitantes:

"La innovación radical en las operaciones- y no sólo el mejoramiento continuo- puede destruir a los competidores y sacudir a todo un sector. Tales avances no tienen por qué ser tan infrecuentes". MICHAEL HAMMER.
LA INNOVACION OPERACIONAL
La innovación operacional es la creación e implementación de nuevas herramientas para trabajar, esta técnica no debe confundirse con el mejoramiento operacional o excelencia operacional. Estos últimos términos se refieren a alcanzar un alto desempeño a través de modos de operación ya existentes, lo que implica mejorar el trabajo reduciendo errores, costos y retrasos, pero sin cambiar la forma como se ejecuta el trabajo.
La innovación operacional implica algo diferente, significa crear maneras totalmente nuevas de tomar pedidos, desarrollar productos, entregar servicio a los clientes o realizar cualquier otra actividad de la empresa.
La innovación operacional ha sido el motivo del éxito de empresas como Progressive Insurance, aseguradora de automóviles con sede en Mayfield Village , Ohio, quien pasó de tener ventas por US$1300 millones en 1991 a US$9500 milllones en el 2002. Por supuesto que se pueden mencionar otros casos de grandes empresas que aplicaron la innovación empresarial haciéndose más fuertes en sus marcas y aumentando considerablemente el nivel de ventas, así pues tenemos ejemplos como: Wal-Mart , Toyota y Dell.
Wall Mart, fue pionera en una gran cantidad de innovaciones en los procesos de compra y distribución de bienes. Una de las más conocidas es el cross-.docking (distribución combinada) en que los productos enviados por los proveedores a los centros de distribución se cargan inmediatamente en camiones dirigidos a las tiendas, evitando así todo el almacenamiento.
Hay historias conocidas de empresas fuertes que aplicaron la innovación operacional, no obstante ésta es rara en términos generales en el mundo de las grandes empresas. Esto se da porque hay barreras culturales y organizacionales que frecuentemente la impide, a pesar de ser un arma estratégica muy poderosa. Es un arma poderosa porque puede aportar los siguientes beneficios:
BENEFICIOS ESTRATÉGICOS
-Mayor retención de clientes
-Mayor participación de mercado
-Capacidad para ejecutar estrategias
-Capacidad para abrirse a nuevos mercados
BENEFICIOS DE MERCADO
-Menores precios
-Mayor satisfacción de clientes
-Productos diferenciales
.Mejores relaciones con los clientes
-Mayor agilidad
BENEFICIOS OPERACIONALES
-Menores costos directos
-Mejor uso de activos
-Menores tiempos de ciclo
-Mayor precisión
-Mayor personalización o exactitud
-Mayor valor agregado
-Procesos simplificados
Siendo en comparación la innovación operacional relativamente más confiable y económica que estimular el crecimiento mediante – inversiones en tecnología, adquisiciones, grandes campañas de marketing y otras- ¿Por qué no la adoptan más empresas?
Ocurre que aun cuando la innovación operacional puede permitir aventajar a los competidores haciendo cosas de forma distinta al sistema; esta tiene la dificultad en su aplicación por parte de las empresas en que significa apartarse de las normas conocidas y requiere de grandes cambios en la forma como los departamentos ejecutan su trabajo y se relacionan entre sí. Es un cambio muy profundo que afecta en su esencia a la empresa, desde su estructura organizacional. Para realizar estos cambios se requeriría de lideres capaces de tomar decisiones ejecutivas trascendentales. Ello en la actualidad se hace complicado porque la cultura de negocios actual subestima a las operaciones, poniendo por encima a las finanzas y la estrategia para cerrar un trato, el marketing, y las ventas.
Esto también es comprensible, porque muchos altos ejecutivos no saben prácticamente nada de operaciones y no les interesa aprender más, se encargan de supervisar sin meterse un poco en las áreas operativas; además están más preocupados por cumplir plazos como para tener el tiempo de inventar nuevas formas de hacer las cosas; por tanto no es de sorprender que dichos ejecutivos no busquen las ventajas competitivas en esa área.
La Innovación operacional es difícil de engranar en la empresa porque involucra procesos transversales que cruzan las fronteras de los departamentos, además las iniciativas de mejoramiento operacional mediante la tecnología y otras técnicas por ejemplo se pueden perder o aislar en determinados puntos de la empresa lo que implica coartar la innovación.
Para hacer que funcione una innovación operacional lo más común es que se parta como un movimiento desde las bases, fomentado por personas dispersas a lo largo de la organización, profundamente comprometidas en descubrir y explotar oportunidades de innovación operacional. Estos catalizadores asumen la tarea de encontrar líderes capaces de captar lo que tienen en mente y de encabezar la iniciativa de innovación. El ejecutivo debe tener la imaginación y el carisma necesarios para impulsar grandes cambios operacionales. Luego, los catalizadores hacen campaña a favor de su causa, exponiendo al ejecutivo las falencias de las operaciones existentes y organizando reuniones con colegas de otras empresas que han experimentado con éxito innovaciones empresariales. La campaña se potenciará enormemente si los catalizadores consiguen atraer otros focos de innovación operacional existentes dentro de su propia organización, una planta que desarrolló una nueva forma de producción, un centro de atención al cliente que aplico un nuevo sistema, o un equipo de ventas que aplicó una manera distinta y novedosa de entregar soporte a los clientes. Estos ejemplos ayudarán al líder a reforzar la idea de que la innovación operacional funciona.
Las dificultades en la implementación operacional están dadas porque las metodologías tradicionales utilizadas tardan demasiado en su período de transición lo que puede hacer perder la paciencia a los ejecutivos. Otro problema de la implementación convencional es suponer que las especificaciones iniciales de la innovación operacional serán precisas y completas. En realidad, no será ni lo uno ni lo otro. Cuando se conciben nuevas formas de trabajar, es imposible acertar en todo desde el principio. Ideas que parecen buenas en el papel no siempre funcionan bien en la práctica. Sólo cuando un concepto es puesto a prueba en la realidad se descubre como debió haber sido en primer lugar. Las empresas deben estar preparadas para aguantar los golpes y aprender sobre la marcha.
Para aplicar la innovación se debe reimaginar los procesos en los siguientes aspectos en la dimensión del trabajo:
-¿Qué resultados se obtienen del trabajo?
-¿Quién desempeña el trabajo?
-¿Dónde se efectúa el trabajo?
-¿Cuándo se ejecuta el trabajo?
-¿En qué caso o no se realiza el trabajo?
-¿Qué información requiere el trabajo?
-¿Cuán minuciosamente se ejecuta el trabajo?
La innovación operacional con todos los beneficios que puede traer, puede encontrar la dificultad además de que algunos ejecutivos empiecen a cuestionarse de si vale la pena molestarse en desarrollar nuevas formas que quizás otras empresas puedan copiar y adoptar, y estar así en algún tiempo en la misma igualdad de condiciones. El argumento anterior puede parecer razonable, pero en el mundo real las innovaciones operacionales tienen vida propia. Eso se debe a que no es tan sencillo que una innovación sea imitable, porque muchas empresas se niegan a aceptar la superioridad de la competencia en algún aspecto, otra razón puede ser que muchos ejecutivos tienen aversión por modificar las operaciones por lo que este cambio organizacional implica. Algunos competidores que intentan imitar una innovación serán capaces de entenderla, y otros serán incapaces de implementarla. E incluso aquellos que si lo consigan, estarán en desventaja hasta alcanzar al pionero.
Así pues, la innovación operacional es un salto cualitativo que eleva a la empresa a un nivel nuevo que le permita enfocarse en la generación de cambios adicionales que la mantengan delante de sus competidores hasta el inevitable momento en que se requiera una nueva ola de innovación.
Es por ello que las empresas deben tratar de convertir la innovación operacional no en un proyecto extraordinario sino en un estilo de vida. Incluso las áreas de la empresa que ya han sido repensadas pueden beneficiarse de rediseños posteriores, a medida que las nuevas tecnologías y las nuevas necesidades de los clientes hacen que las innovaciones se vuelvan obsoletas.
Las empresas que inculcan la innovación operacional en su cultura organizacional, obligan a sus competidores a hacer constantes esfuerzos por adecuarse a las reglas cambiantes. Con esto las empresas adquieren una reputación de preocuparse por automejorarse constantemente lo que les da un valor extraordinario a sus marcas. La Innovación Operacional es pues, una manera significativa y sostenible de aventajar al resto, y de mantener esa ventaja.

MARDAM


1 comentario

Anónimo dijo...

gracias¡ justo estaba busacando informaciòn sobre ese tema..

Julissa