viernes, diciembre 07, 2007

ECOLOGIA: LA LUCHA POR LA VIDA

LA MENTE FILOSOFICA NO SOLO DA OPINIONES Y REFLEXIONA SOBRE DIVERSOS TEMAS, TAMBIEN PROCURA SER DIDACTICA AL EXPLICAR LAS COSAS EN LAS QUE P... thumbnail 1 summary
LA MENTE FILOSOFICA NO SOLO DA OPINIONES Y REFLEXIONA SOBRE DIVERSOS TEMAS, TAMBIEN PROCURA SER DIDACTICA AL EXPLICAR LAS COSAS EN LAS QUE PUEDE TENER ALGUN CONOCIMIENTO. DENTRO DE LA CARRERA DE INGENIERIA GEOGRAFICA Y AMBIENTAL QUE ESTUDIE EN LA UNIVERSIDAD NACIONAL FEDERICO VILLARREAL, UFFFFFFFF..HACE MUCHOS AÑOS. RECUERDO PREPARE UN TRABAJO MONOGRAFICO SOBRE ECOLOGIA, DENTRO DE EL ESCRIBI SOBRE : "LA LUCHA POR LA VIDA", RECUERDO EL VIEJO LIBRO DE JOHN STORER "LA TRAMA DE LA VIDA" EN EL CUAL BASE MUCHO DE LA REFERIDA MONOGRAFIA.
HOY MIENTRAS VEIA UN DOCUMENTAL SOBRE LAS ESPECIES, SE ME OCURRIO EXTRAER DE ESOS ESCRITOS ALGUNOS CONCEPTOS PARA COMPARTIRLOS.
"El objeto de la Ecología es tan vasto y complejo, que ninguna mente humana ha podido nunca profundizar en todos sus secretos, muchos de ellos nunca serán aclarados, pero los principios básicos de la Ecología son conocidos, y del funcionamiento de tales principios depende el futuro de todas las vidas humanas"
JOHN H. STORER, AUTOR DE "WEB OF LIFE" (LA TRAMA DE LA VIDA)

LA LUCHA POR LA VIDA
La lucha por la existencia, es uno de los principios creadores de la naturaleza orgánica. Si bien es cierto, el medio físico puede sostener una gran cantidad de especies con particulares características de adaptación, no es menos cierto, que la búsqueda en pos del alimento y la vivienda hace inevitable la competencia y enfrentamiento entre las especies.
Un ejemplo de la lucha por la vivienda es la competencia entre dos pájaros para hacer su nido en una misma rama de árbol, o la lucha entre el pasto y el árbol por la humedad del ambiente, cuando existe poca humedad el pasto se apodera de ella y el árbol sufre debilitamiento.
Asimismo la lucha por el alimento conlleva a la depredación entre las especies, que determina la muerte del ser más débil que resulta ser el alimento del depredador; como es el caso del venado y el león.
Otro ejemplo de la lucha por el alimento esta dado por el enfrentamiento entre grandes depredadores, como sucede con enormes felinos. Luego de una ardua batalla, sólo el más fuerte logrará acceder a la presa, el derrotado si no ha muerto se alejará y buscará su alimento por otra parte.
Es evidente que la lucha por la vida no se podría dar, sin una dinámica existente, esto es tan cierto para las plantas como lo es para los animales, así pues, los vegetales deben expresar diversas conductas manifestadas en reacciones; las diversas partes de las plantas, es decir, raíces hojas y otros órganos sensitivos establecen en conjunto lo que se denominan los "los movimientos de las plantas", estos movimientos pueden ser propios o debido a diversos estímulos externos.
En forma individual digamos que la planta mediante sus raíces efectúan movimientos para adoptar en el suelo la posición más adecuada, lo mismo, sucede con las hojas en lo referente a la absorción de la luz solar.
Por otro lado las plantas en todos sus órganos pueden ser muy sensitivos al tacto, tanto de día como de noche, en muchos casos estos movimientos representan un sistema de defensa con sus depredadores. En este sentido las plantas poseen muchas defensas vegetales para evitar a sus enemigos y contrarrestarlos.
Con respecto a estas defensas vegetales digamos que se puede expresar de diversas formas. Una de esas formas es mediante el contenido de sustancias tóxicas en las plantas, estas sustancias pueden ser percibidas por determinados animales que evitan el contacto con aquellas plantas. Algunas de las plantas que contienen estas sustancias son olorosas y otras no, al menos por el hombre. Asimismo algunas son dañinas para los animales y no para el hombre, como es el caso de musgos y helechos, en todo caso hay una primera característica de las plantas para defensa vegetal, y esta es la de tener propiedades venenosas.
Otras plantas contienen en su estructura exceso de sales y por ello no son agradables para muchos animales. Un caso bastante singular es el de muchas plantas principalmente de zonas áridas que se protegen de la acción de los animales o el hombre que al tocarlas pueden resultar bastante lastimados, es el caso de las que poseen púas, espinas, y aguijones algunas veces reemplazantes de las hojas.
Además las plantas se defienden adoptando ciertas conductas, por ejemplo el mimicrismo, que consiste en la propiedad de algunos vegetales de asemejarse a otros seres o superficies, para aparentar sus mismas características, tal es el caso de la ortiga muerta purpúrea de aspecto parecido a la ortiga común pero que por supuesto, no posee sus desagradables propiedades.
Muchos vegetales también presentan ciertas disposiciones que les permite atraer ciertos insectos, tal es el caso de la acacia con respecto a las hormigas en el extremo de sus hojuelas y de paso obtiene una protección ya que las hormigas acaban con otros insectos dañinos, así pues entre la acacia y las hormigas se establece una relación simbiótica.
Entre las muchas otras formas que se pueden ejemplificar para la defensa de los vegetales mencionamos el caso interesante de las plantas que poseen secreciones pegajosas, estas secreciones provienen de glándulas especiales, pelos o la epidermis que se encuentra sobre la flor y otros órganos sobre la planta, impidiendo avanzar a muchos insectos como por ejemplo moscas. Algunas de estas plantas solo atrapan los insectos y dejan los cadáveres sobre sus tallos y hojas, otras los digieren más que por defenderse, por una necesidad heterotrófica (plantas carnívoras).
En cuanto a las plantas carnívoras tales como las droseráceas, digamos que son un fiel reflejo de lo que representa la lucha por la vida de las plantas frente a los animales, dicho está que sus secreciones pegajosas en sus flores y hojas les permite capturar y digerir insectos pequeños. Los órganos de la planta carnívora aparentemente no presentan movimiento, pero en cuanto un insecto se posa sobre ellos y toca la glándula, la planta emite inmediatamente esta secreción que actúa como fermento digestivo y absorbe como alimento al insecto.
Otro caso es de las utricularias en los ambientes acuáticos, que actúan mediante unas vejiguillas ovaladas que salen de sus ramas y que poseen aberturas rodeadas de pelos, estas plantas reaccionan inmediatamente en cuanto penetran por dichas aberturas pequeños animalillos marinos a los que atrapan y digieren.
Otro de los casos más saltantes en cuanto al movimiento de las plantas, es el de las plantas trepadoras estas tienen tallos que por lo general no tienen suficiente porción leñosa para mantenerse en posición vertical, siendo así sucede que el tallo de la planta continua creciendo a lo largo de la superficie del suelo, encorvándose y arqueándose, pero llegando a estar a intervalos en contacto con el suelo (plantas de tallo rastrero) . También puede suceder que como pasa con otras especies, en sus esfuerzos por conseguir una posición erecta, desarrollar órganos especiales que les permite agarrarse a cualquier objeto próximo que pueda ofrecerles un medio de soporte. Las adaptaciones de estas plantas a sus medios les permite afrontar con relativo éxito la lucha por la vida frente a los animales y otras plantas.
Finalmente, volviendo a las disposiciones que adoptan las plantas, digamos que los vegetales no sólo establecen mecanismos para defenderse, sino también para atraer a determinados insectos hacia sus flores, mediante el néctar, tan agradable para ellos, y recibiendo la planta como compensación, el polen que es necesario para su reproducción. Además también segregan materia dulce en otras partes como las hojas o el tallo que pueden servir para que los insectos ápteros (no alados), se distraigan y no estorben el paso de los insectos alados hacia la flor. Este es un caso interesante, como contraparte a la lucha por la vida. Plantas y animales (en este caso insectos con alas), establecen una asociación de mutualismo, es decir, una relación benéfica para ambos, así pues, los insectos recogen el polen para su nutrición y de paso lo llevan a la flor, de tal forma la planta no sólo depende del viento para lograr que el polen se deposite sobre sus flores (pistilo).

MARDAM


No hay comentarios.