Por qué se produce la crisis de pánico - Mente Filosófica

Latest

miércoles, 22 de abril de 2020

Por qué se produce la crisis de pánico

crisis-pánico-causas

El estrés y la ansiedad tienden a ser emociones devastadoras para el sistema nervioso, no obstante, el cerebro está preparado para generar dichas hormonas en caso de peligro; siendo sustancial al momento de enfrentarse a una situación que se considere altamente riesgosa.

A partir del incremento excesivo de estas hormonas, se manifiestan los ataques de pánico, también denominado crisis de angustia. Los niveles de ansiedad son tan altos que pueden llegar a inmovilizar al individuo, creando una emoción que no sólo produce horror, sino que también genera un alto desequilibrio emocional.

Síntomas de la crisis de pánico


Naturalmente los episodios de pánico se pueden dar en cualquier instante, puesto que son inesperados y no tienen causas probables específicas. Es importante tener en cuenta que se manifiestan de forma aislada y temporal, presentando ciertos niveles de ansiedad y miedo.
Las crisis, además, pueden generar las siguientes condiciones:

Sacudidas del corazón, incremento de la frecuencia cardíaca o palpitaciones.
Aumenta la sudoración del cuerpo.
Alteración de temperatura.
Sacudidas o temblores espontáneos.
Sentimiento de falta de aliento o ahogo.
Presentimiento de atragantarse.
Malestar u opresión torácica.
Constante sentimiento de desmayo, mareo e inestabilidad.
Molestias abdominales y náuseas.
Sensación de estarse volviendo demente o miedo a perder el control.

¿Por qué se produce la crisis de pánico?



La causa que origina una crisis de pánico tiende a estar relacionada por la sobreexposición de altos niveles de ansiedad producidos por el incremento de la adrenalina. El paciente experimenta gran cantidad de ansiedad y estrés al instante, aumentando gradualmente.

Ciertos estudios concluían que dicho trastorno consentía perturbaciones genéticas, pues, las estructuras cerebrales ligadas al hipocampo y la amígdala se mostraban sensibles ante estímulos externos o internos, dando lugar a las crisis.

Sin embargo, se ha comprobado la asociación que posee éste trastorno con enfermedades de estrés postraumático, bajones depresivos o la exposición a cualquier tipo de fobia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario