Sintomas de la mitomanía - Mente Filosófica

Latest

jueves, 27 de febrero de 2020

Sintomas de la mitomanía

mitomania, mentiras

También conocida como «pseudología fantástica». Es un trastorno psicológico caracterizado por la presencia de una patología que hace irresistible mentir para una persona; por ende, su conducta tiende a ser repetitiva y constante en dicho acto.

Esto, a su vez, le brinda una serie de beneficios y otro tipo de ventajas. No obstante, la admiración o atención que ganan se ven desmoronadas por los hechos.

¿Que síntomas tiene la mitomanía?


La adicción a mentir puede desencadenar ciertos aspectos negativos o carácter común entre otras patologías similares, puesto que mantienen conexión con diversos problemas internos, proveniente de problemas familiares, sociales, escolares o de identidad.

Entre los distintos síntomas que suele presentar se hallan los siguientes:

l  Sentimiento de satisfacción y liberación de tensión al saber que engaña a los demás.
l  Incapacidad para resistir alterar la realidad; es decir, falsear los hechos, diálogos, noticias, etc.
l  Constantes pensamientos que motivan al involucrado a decir mentiras.
l  Gran tensión, ansiedad y nerviosismo.

Por otro lado, los rasgos característicos de la mitomanía son:

l  Buscar la aceptación en el exterior.
l  Miedo a que descubran su verdadera identidad.
l  Incremento de las mentiras conforme se adapta al estilo de vida.
l  Escasas habilidades para socializar y mantener una relación sana.
l  Baja autoestima.
l  Alterar la realidad con grandilocuencia constantemente.

Perfil del mitómano


Si bien los estudios realizados hasta la actualidad ofrecen información escasa o incompleta, se debe tener en cuenta que, en la mayoría de los casos, los hombres son más propensos a desarrollar la mitomanía.

Existen distintos aspectos que surgen a partir de dicha patología; puesto que la personalidad irá adaptándose a éste estilo de vida, el mitómano suele comprometerse con ciertos rasgos narcisistas, carencia de habilidad y seguridad social, desconfianza en las demás personas, disputas constantes entre sus relaciones y un bajo concepto sobre sí mismo, lo que hace y lo que le rodea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario