Consecuencias de la obsesión - Mente Filosófica

Latest

jueves, 3 de octubre de 2019

Consecuencias de la obsesión

Las personas que se centran en una idea específica, sin poder salir de ella voluntariamente, convirtiéndola así en su eje central; como, por ejemplo, aquellos individuos que necesitan mantener en orden todo lo que les rodea, son caracterizadas «personas obsesivas».



obsesiones


¿Cuándo se convierte el orden en una obsesión?

Una persona ordenada es capaz de establecer reglas o límites a sus acciones, teniendo ésta el completo control sobre su pensamiento. Por el contrario, una persona obsesiva lucha entre dos emociones, una que le obliga a realizar la tarea y otra que le dice que debe rechazarla. No obstante, estas perturbaciones se pueden manifestar de distintas formas en cada individuo obsesivo.

Al visualizarse en el pasado, tienden a experimentar una insoportable desesperación sobre lo que se tuvo que hacer o decir, siendo esclavo de su propio pensamiento, generándole ansiedad.

De igual forma, al transportarse al futuro, el individuo presenta una lucha emocional sobre que opción es la correcta a elegir; y en caso de decidirse, poco tiempo después, piensa que se equivocó al haber hecho o dicho tal cosa.

Las consecuencias de la obsesión

La imagen del individuo se va deteriorando lentamente, conforme se repite el circulo vicioso, la obsesión se va haciendo más fuerte, dominando la vida de la persona; esta posee un conflicto interno, pues, no está feliz ya que lo considera inadecuado, sin embargo, se vuelve feliz cada vez que se muestra.

La mayoría de las veces, tienden a contradecirse desde el fondo, convirtiendo su intimidad en algo sumamente desalentador. Por el contrario, en el exterior se expresan de forma amable, sabionda y correcta.

Gracias a este mecanismo, se puede hallar el aislamiento necesario para no sentirse juzgado por los demás individuos. Ya que, de esta forma  tienden a presentar dos mundos opuestos, y mantenerse «estable» convirtiéndose en una persona completamente diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario