JEAN-JACQUES ROUSSEAU - Mente Filosófica

Latest

jueves, 5 de diciembre de 2019

JEAN-JACQUES ROUSSEAU


Jean-Jacques Rousseau, fue un filósofo francés siendo uno de los más relevantes pensadores de Europa en el siglo XVIII, su discurso fue fundamental para el desarrollo del siguiente movimiento ilustrado y de la Revolución Francesa.

Jean-Jacques Rousseau

Se definió como ilustrado a pesar de las profundas contradicciones que lo dividieron de los más destacados exponentes de la ilustración.


¿Cuál es el legado de Jean-Jacques Rousseau para la filosofía?


Su legado está dividido en dos categorías:

En lo literario; a raíz del enfrentamiento que tuvo con la iglesia católica por sus doctrinas polémicas, y por otra parte el alejamiento de enciclopedistas de la época, su estilo literario dio un cambio. 

Tanto sus obras autobiográficas y de su yo, le dieron una variación a la literatura europea, de tal manera que ha sido considerado uno de los precursores del romanticismo. Sus obras más influyentes de esa época fueron Julia o la Nueva Eloísa del año 1761 y Emilio o De la Educación en el año 1762. 

Transformado esas ideas sobre los vínculos familiares. Otras obras de relevancia fueron el Discurso y el Contrato Social, el cual manifiesta el como se originó la desigualdad entre la humanidad.

En lo político y social; Rousseau, realizó uno de los trabajos con más importancia en la época de la ilustración mediante su Contrato Social y permitió el surgimiento de una política innovada, dicha política se basaba en volonté générale y en el pueblo como soberano.

Alli expone que un gobierno legal es regido por un estado republicano, donde el pueblo en general legisle independiente de la forma de gobierno bien sea una aristocracia o una monarquía la cual no afecta la ecuanimidad del estado.

¿Qué caracteriza el modelo político de Rousseau?

El modelo político de Rousseau en El Contrato Social tiene como característica la voluntad general; esta se diferencia de la voluntad de todos por el carácter universalistas y su factor normativo.
En sí, no es una voluntad cualitativa, solo se forma en una cualificación moral, por lo cual se requiere que los hombres actúen de acuerdo a los intereses universalistas.

Después de haberse formado esta voluntad el mandato es inapelable, ya que lo que persigue es el interés colectivo el cual no es distinto del interés singular, es decir, que, si alguno de los asociados intenta hacer resistencia a la voluntad en general, este se verá obligado por el cuerpo social a acatarse a las órdenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario